jueves, 3 de mayo de 2012

Almendras dulces





El aceite de almendra, extraído por presión de la semilla, se ha utilizado desde hace milenios para mejorar la apariencia y el estado general de la piel, especialmente en casos de sequedad, deshidratación o escamación.

Rico en vitaminas A y E., proteínas, sales minerales y ácidos grados, el aceite de almendras es muy nutritivo y apto para todo tipo de piel, especialmente para las más sensibles y secas.

Propiedades y aplicaciones

El aceite de almendras proporciona elasticidad a la piel, dejándola hidratada, nutrida y suave. Es muy utilizado en el tratamiento de masajes por sus propiedades emolientes y antiinflamatorias, y por su capacidad para suavizar la piel sin obstruir los poros.

Lubrica y protege la piel desgastada o escamosa, y es muy adecuado para problemas de irritación y alergia ya que produce efectos calmantes.

Previene y repara estrías y arrugas, y es óptimo para aplicar en pieles muy sensibles como la de los bebés.

Aplicado en el cabello seco y quebradizo, produce efectos reconstituyentes.

Para uso corporal , se extiende mediante un masaje circular por todo el cuerpo. Se puede utilizar directamente sobre la piel seca, la piel húmeda tras la ducha o para un baño hidratante. A la vez, resulta un efectivo desmaquillante natural.

2 comentarios:

Erica dijo...

Beautiful color choices. Your soaps are lovely.

Marta dijo...

Que bonito y suave debe dejar una sensación exquisita en la piel, un colorido intenso y visual.