miércoles, 25 de marzo de 2015

Jabón de Nueces



Jabón elaborado mediante Proceso en frío con
 aceite de oliva, coco, cera de abeja, karité y aceite de nueces en un 22%
Aromatizado con canela y caramelo



El aceite de nuez es muy rico en ácidos grasos poliinsaturados, de ahí su tendencia al enranciamiento al someterse a fuentes de calor, de luz intensa o al contacto con el aire. Son estos ácidos grasos poliinsaturados los que le confieren propiedades antiinflamatorias y también los que mejoran el estado de los vasos sanguíneos. Por ello, el consumo de nueces o de aceite de nuez ayuda a calmar problemas cutáneos como la dermatitis o la psoriasis, la sequedad excesiva de la piel o incluso, al mejorar la circulación sanguínea, el tono apagado de la misma.

Los beneficios del aceite de nuez como suplemento antienvejecimiento de la piel se deben en su mayoría a su elevado contenido en vitamina E o tocoferol. La vitamina E posee propiedades nutritivas, antioxidantes y antienvejecimiento.

Aplicada de manera externa, el aceite de nuez vuelve la piel más elástica, ayuda a corregir pequeñas arrugas y, algo muy importante, aporta una cierta protección contra los rayos ultravioleta más allá del efecto antioxidante asociado.

Información extraída de aquí