lunes, 27 de mayo de 2013

Maderas de Oriente de Myrurgia, 1918

 Maderas de Oriente fue un agua de colonia fabricada por la empresa Myrurgia desde 1918. La empresa, propiedad del artista y empresario Esteve Monegal, destacó por el buen gusto y diseño de sus productos, como es el caso del envase de la colonia Maderas de Oriente, ideado por el propio Monegal con diseño gráfico de Eduard Jener y que con el tiempo se ha convertido en una todo un icono del Art Déco. Está considerado una pieza de museo y ejemplares del frasco forman parte de la colección permanente del Museo de las Artes Decorativas, del Disseny Hub Barcelona, ​​y del Museo Nacional de Arte de Cataluña. La empresa hizo otros diseños de perfumes de referencia como el perfume Alado o Suspiro de Granada.


 Finalmente he conseguido adquirir esta reliquia  que ya tuve ocasión de ver en una tienda de antigüedades hace dos años, pero en aquel momento no me decidí a comprarla por su elevado precio. Pero hoy al volver a esta tienda, esta maravilla seguía ahí intacta esperándome, y me he decidido a comprarla, y con mas motivo, puesto que era una de los perfumes que usaba mi abuela.








 Aquí está mi otra adquisición, comprada hace ya un año de la misma colección.


4 comentarios:

ana ro dijo...

Quieres creer Sergio que en mis tiempos de jovencita en los 80, este era el perfume que usaba yo... ya se, quizás era mas un perfume de abuelas pero a mi me encantaba.
Deje de utilizarlo por que ya no lo encontraba, lo compraba en una tienda de las de toda la vida, esas de los pueblos que lo mismo te vendían puntilla para un liguero como unos cuadernillos rubio de caligrafía...cerraron la tienda y dejé de usarlo, no lo he vuelto a ver.
Perdona la parrafada, me he sentido nostálgica al ver el perfume de Maderas de Oriente.
Un abrazo ^__^

Sergio dijo...

Si, es ciertamente un perfume que ha marcado la vida de muchas familias de aquella época. Yo lo recuerdo porque mi abuela y mi tía eran las que mas lo usaban y veneraban. Pero la verdad es que tenía algo ese aroma que cautivaba.

Marta dijo...

Que encanto, es una preciosidad, que suerte de haber encontrado un frasco.

Emi dijo...

Que sorpresa!!
Aunque nunca la usé,fué un regalo de mi abuela,aún conservo una cajita con dos jabones u en el centro una botellita con sus maderas en el interior.
Gracias por el recuerdo Sergio
Emi