martes, 20 de enero de 2015

Corazones de sal. Jabones exfoliantes de sal y algas.















 Un excelente jabón de sal que ayuda a la renovación de la piel, pues produce una suave exfoliación al tiempo que la espuma junto con los aceites esenciales bactericidas como el romero, el eucalipto y el árbol del te dejan una piel limpia y nueva, respetando el ph.
Como ya he comentado en otras ocasiones, es un jabón que no debería de faltar en nuestra ducha, y sin embargo sigue siendo una gran desconocido. La sensación de frescor y de descarga es impresionante.
Os recuerdo que la sal tiene una connotación energética, pues te ayuda a eliminar tu exceso de iones positivos que es la "energía negativa" acumulada en tu áura, alrededor de tu cuerpo físico y que en ocasiones produce bloqueos no solo emocionales, sino también mentales.
Los iones negativos de sal (que producen bienestar) son fácilmente asimilables en el aire cuando paseamos junto a la orilla del mar o del océano produciéndonos una sutil sensación de paz.
Las algas (espirulina en este jabón) no llegan a tener los efectos de los que presume en otros casos, como su facilidad de desintoxicar la piel o reducir y prevenir la celulitis, dada su escasa concentración y su corta permanencia en la piel durante el lavado, pero si que tiene aunque sea mínimo, un efecto remineralizante para la misma.

Mis otros jabones de sal